Debates televisados en España: Twitter y la política visual expandida

La confrontación política en los medios comunicativos durante las campañas electorales, y las diversas formas de comunicación política han sufrido una profunda trasformación. La forma de hacer campaña y gestionar la misma supone un reto singular para partidos y candidatos, ya que las nuevas prácticas de recepción y generación de contenidos por parte de las audiencias, así como la creciente importancia del papel difusor de las redes sociales, están cambiando la forma de entender la comunicación política.

En España, tras la celebración de un primer debate televisado en 1993, la sociedad española estuvo 15 años sin nuevos referentes visuales, hasta que en 2008 se comenzaran a realizar de nuevo y de forma habitual en todas las campañas venideras. Por las singulares características del modelo mediático y político español en la transición democrática, los debates televisados entre candidatos a la presidencia de Gobierno siempre han generado una gran expectación entre el público español. Tras la victoria del Partido Socialista Obrero Español en 1982 se había perpetuado en España un modelo mayoritariamente bipartidista, hasta las pasadas elecciones de 2015, donde el Congreso de los Diputados se ha convertido en un escenario más fragmentado políticamente y multipartidista, recogido en la formación de este y en la forma y temática de los últimos debates televisados.

Puesto que éstos no están recogidos ni regulados en Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 1985, junto con el carácter tradicionalmente poco transparente y escasamente abierto a la sociedad de las formaciones políticas, han afectado decisivamente a que en España no hayan tenido lugar estos debates de forma habitual hasta 2008. Por otra parte, tampoco existe ningún tipo de organismo, como ocurre en otros países como Estados Unidos, con la Comisión para los Debates Presidenciales, que velen por el desarrollo de estos.

En el texto de Ruiz del Olmo y Bustos (2017) se analizan a génesis histórica y la nueva política mediática expandida entra la televisión tradicional y Twitter. Así se describe cómo el primer debate se produjo en 1993, entre los candidatos Felipe González y José María Aznar y se retomó en 2008 con José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, manteniéndose hasta los comicios generales de diciembre de 2015. Sin embargo, la tendencia ya consolidada a que se realicen debates en televisión entre candidatos en periodo electoral se ha convirtiendo en habitual; un análisis de su estructura y contenido permite distinguir a los autores dos grandes tipos de debate:

  • El primero de ellos incluye los producidos en 1993 y 2008 en el que primó el cuestionamiento mutuo de la legitimidad democrática del adversario y en la agitación de la hostilidad entre los territorios y los bloques políticos, produciéndose el agrupamiento del voto en dos bloques ideológicos y la polarización del debate político en la esfera pública. En cuanto a su estructura y desarrollo televisivo los candidatos se mostraban sentados, en una postura altamente estática, ritual y encorsetada en cuanto al diálogo o las réplicas entre los políticos; si un debate busca la confrontación de ideas, la disposición de estos encuentros no era representativa para este fin, mostrando una evidente rigidez escénica y coadyuvando al modelo político bipartidista.
  • Un segundo tipo tiene lugar a partir del debate televisado del 7 de noviembre de 2011. Un elemento singular de este debate es la interacción, no deseada o prevista por los candidatos, y la réplica de contenidos por los usuarios de forma ya masiva en la esfera digital. Puede así considerarse el primer debate donde las redes sociales tuvieron una presencia significativa en el desarrollo, difusión y generación de contenidos por parte de los espectadores. Fue entonces el primer encuentro donde además de las numerosas repercusiones en los medios de comunicación tradicionales, formaron parte imprescindible del debate las redes sociales, especialmente Twitter.

Todo ello marcó un punto de inflexión en la difusión mediática de la comunicación política española, donde Twitter es parte imprescindible de este tipo de debates televisados que desde el año 2011 se enmarcan dentro de la denominada Televisión 2.0 o Social TV. En definitiva, el uso y la participación en Twitter a la hora de comentar, replicar, o ironizar sobre una retransmisión en directo de carácter político, es un hecho que cada vez está más asentado y que marca esta nueva generación de debates.

Una evolución más en la hibridación comunicativa entre el debate televisado y Twitter se ha producido en los debates y las campañas de 2015 y 2016, en consonancia con una etapa relativamente convulsa en la esfera política española, que sumaba la crisis económica a las numerosas denuncias por corrupción de la clase política, desarrollándose varios de estos encuentros televisados y en diferentes formatos. En ellos la participación paralela en la red social creció exponencialmente. Por otra parte, como elemento a destacar dentro de la evolución de los debates electorales en España, es el cambio de escenario y de actitud comunicativa, esto es, por primera vez en la historia, el 13 de junio de 2016, se enfrentaban los cuatro principales candidatos a la presidencia de Gobierno.

Desde el aspecto narrativo, el encuentro televisado (y por tanto masivamente “tuiteado”) que tuvo lugar el 7 de diciembre de 2015, se ha producido una ruptura esencial con el modelo de debate que hasta el momento se había desarrollado en el país. Por un lado, los candidatos se mostraban de pie junto a un atril, en actitud abierta y de cara a los dos moderadores, de ambos sexos, que recogían y trasladaban preguntas presentes en el debate comunicativo público, incluyendo las redes sociales, y a partir de los estudios sobre preocupaciones de los españoles elaborados por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Este es otro cambio significativo, hasta el momento solo había habido un moderador por debate. La duración de este se amplió respecto a los anteriores, permitiendo mayor participación y temática; por primera vez se adoptó un modelo plenamente simétrico al estadounidense de confrontación televisada, más plural y dinámica, pero también más espectacular y dramática.

Fuente:

Ruiz del Olmo, F.J. & Bustos, J. (2017), La evolución del debate televisivo como herramienta de comunicación política. Análisis del caso español: de la televisión a Twitter. Informação & Sociedade: Estudos 27(2): 235-252


Publicado por

Francisco Javier Ruiz del Olmo

Dr/PhD Francisco Javier Ruiz del Olmo Profesor en las facultades de Comunicación y Bellas Artes. Universidad de Málaga, España. (Professor on Communications and Visual Arts. University of Málaga, Spain)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.