La interdisciplinariedad, en retroceso

Los enfoques analíticos interdisciplinarios se han venido justificando como necesarios en los objetos de estudio nuevos, y allí donde los paradigmas científicos no están suficientemente asentados. Ello ha sido especialmente aplicado a ámbitos como la comunicación o las representaciones visuales o audiovisuales contemporáneas, por ejemplo; ya sean de naturaleza artística o no, su uso ha sido muy fructífero, abarcando desde los estudios culturales hasta el campo de las humanidades digitales. Pero, más aún que por la aparición de nuevos ámbitos y objetos de estudio, le interdisciplinariedad se justifica especialmente por diversos factores entre los que se encuentran:

  • En primer lugar, la complejidad, ambivalencia o subjetividad del objeto de estudio, según los casos, que haría necesario un abordaje interdisciplinar para su análisis.
  • Por la necesidad de aumentar o potenciar la creatividad científica o simplemente analítica. Se trata de un parámetro que va más allá de un mero sumatorio de paradigmas. El aspecto creativo de la investigación reside también en proponer combinaciones interdisciplinar / transdisciplinar / pluridiciplinar; toda esa combinatoria llevaría a la proposición y constitución de una supradisciplina.
  • Y finalmente, aunque sin pretender aquí agotar las diversas razones, por la búsqueda de modelos, de opciones o de líneas de mejora de un fenómeno; por ejemplo en el ámbito comunicativo, educativo o artístico. Esta sería una línea cercana a los postulados de investigación-acción y conectaría con el análisis cualitativo y evaluativo.

En ese sentido, la interdisciplinariedad se construye tanto desde el punto de vista del paradigma científico a aplicar como del propio objeto de estudio. Ambos se retroalimentan y, por ello, objetos de estudio basados en representaciones visuales ligados a la contemporaneidad y a la cultura visual y de creación de la cultura visual contemporánea precisan a su vez de paradigmas científicos y analíticos interdisciplinares. De otra forma nos encontramos con estudios parciales y sesgados o meramente cuantitativos.

Específicamente en el ámbito de la investigación sobre Comunicación Audiovisual en España, la práctica interdisciplinaria ha sido constante y fructífera. Paralelamente, es valorada desde los discursos oficiales de la investigación académica, como en las convocatorias de incentivos científicos (proyectos y grupos de investigación, publicaciones, etc.) Pero pese a todo ello advertimos sobre el retroceso actual en su difusión e implantación. Sin duda es una opinión que debe ser comprobada con mayor precisión y en base a los datos de producción científica, pero una visión previa, exploratoria y heurística nos lleva a afirmar que en la actualidad las investigaciones auténticamente interdisciplinares cuentan con menores canales de financiación y difusión. Las razones sobre porqué su aplicación en la práctica se ve cada vez más mermada son variadas y complejas, aunque apuntamos algunas de ellas:

  • Por las políticas editoriales de las revistas científicas que apuntan hacia una máxima especialización, segmentación y singularización de los trabajos de investigación que publican, buscando las citas de forma más inmediata. Ello podría tener una clara justificación en la investigación aplicada de carácter más técnico o instrumental, pero resulta a menudo limitador en el ámbito de las humanidades, de la comunicación audiovisual o de las artes visuales en general. Así, incluso en estos ámbitos, se abandona el punto de vista de la totalidad, necesario como se ha dicho en los estudios sobre cultura visual, por un enfoque de laboratorio, donde lo medible y aplicable prima sobre otras consideraciones interpretativas.
  • Además de la lógica de las publicaciones, apuntamos una razón de índole administrativa y de organización de las Universidades. Ésta viene a menudo involuntariamente a entorpecer los análisis globalizadores, en función de las divisiones administrativas entre Áreas de Conocimiento, Facultades y Departamentos, así como por los sistemas de obtención de tramos reconocidos de investigación o la concesión de proyectos de investigación u otras ayudas, que han venido limitando progresivamente la interdisciplinariedad.
  • Por último, y sin entrar en otros debates, las reformas del sistema universitario y su orientación empresarial y enfocada a la praxis para la división social del trabajo, que coadyuva a construcciones de carácter limitante, territoriales, no naturalistas y basadas en una representación cuantitativa de los hechos.

El objeto de estudio en el ámbito de la Comunicación y su validez analítica

Relación cualitativa entre las características del objeto de estudio y los resultados de la investigación
Relación cualitativa entre las características del objeto de estudio y los resultados de la investigación

Las definiciones tradicionales de método científico hacen referencia a un conjunto normativo y ordenado de acciones y operaciones con ciertas reglas, que tienden a la obtención de conocimiento científico. Ello incluye, para que dicho conocimiento resulte válido, premisas como la objetividad del investigador, la claridad y precisión de los conceptos aplicados y el reconocimiento de la comunidad científica de los métodos empleados, entre otras.Estas cuestiones a menudo son debatidas en el marco del proceso de la investigación cualitativa, y con mayor insistencia en disciplinas relativamente jóvenes como las circunscritas a las Ciencias de la Comunicación. Aún hoy encontramos debates metodológicos, por suerte cada día más superados, sobre si la investigación cualitativa en Comunicación posee un sistema metodológico y técnico suficientemente válido y consensuado que permita un reconocimiento inequívoco dentro de la comunidad investigadora. La dificultad para ello es consecuencia de una doble razón y “la culpa” se reparte tanto entre el objeto de estudio como se deriva de la naturaleza consustancial de la investigación cualitativa.

Por un lado, los fenómenos, procesos y contenidos comunicativos son a menudo de naturaleza polisémica, creativa e híbrida; ello es especialmente válido si hablamos de la creación audiovisual o fotográfica y de las transformaciones temáticas y formales ligadas a la creación audiovisual contemporánea (series televisivas, filmes de autor, documental contemporáneo, creación sonora…). En segundo lugar, la propia investigación cualitativa elabora marcos de investigación a menudo abiertos y flexibles, en el que el propio diseño de investigación y las categorías y patrones obtenidos son revisados de manera cíclica y a menudo alterados a medida que avanza la investigación. En ese sentido, lo contextual y lo interpretativo no siempre gozan de la comprensión y el reconocimiento por parte de investigadores que trabajan en otras metodologías.

Algunas reglas generales pueden ayudar a que los resultados de la investigación ligados a un proceso de investigación cualitativa tengan, además de las tradicionales características de estabilidad, credibilidad y aplicabilidad, entre otras, un mayor consenso y certeza de su validez por parte de la comunidad investigadora.

La relación entre unas conclusiones válidas que cumplan con estándares de rigor científico y la naturaleza del objeto de estudio se tornan así muy estrechas. Para ello, y en primer lugar, con una mayor concreción del objeto de estudio la metodología cualitativa se ofrece mayor eficacia analítica y sus resultados provocan un mayor consenso. En segundo lugar, a mayor número de elementos simbólicos y semánticos del objeto de estudio mayor potencia y coherencia analítica puede obtenerse. Y, por último, una mayor precisión en el objeto de estudio, delimitando de forma muy concreta sus perfiles y contenidos, aumentaría igualmente la validez de los resultados de la investigación. Todo ello puede representarse visualmente  en el gráfico conceptual que acompaña a este texto.