Estrategias discursivas del cine documental. El caso de En construcción (José Luis Guerín, 2001)

El filme documental En construcción es un magnífico fresco de “cosas vistas y oídas” sobre la transformación urbnística y ciudadana de un barrio barcelonés. El cineasta José Luis Guerín ha elaborado ese fresco documental con influencias de Robert Flaherty, y en concreto de una obra como Nanook el esquimal (1922), y también con referencias a autores como Ozu o Alain Resnais. De esta forma, en el proceso de filmación de En construcción, se utilizaron procesos de escritura similares a los Pilow Shots de los que hablara Noël Burch respecto al cine del japonés Ozu.

Como señalan de la Maya, Ruiz y Machuca (2017) esta obra muestra, como anuncia su título, muestra múltiples instantes de un proceso de edificación en el que se derriba un inmueble para después construir otro, entre los trabajos de hombres y máquinas, los comentarios de los vecinos, de los obreros, o la participación coral de diversos personajes. Se trata de mostrar y de documentar un proceso constructivo físico real y una política urbanística subyacente que a la postre alterará el paisaje urbano primero, y humano después, de una ciudad, Barcelona. El autor nos muestra en transformación, en proceso continuo, la construcción de una obra que se revela como la escala menor de un barrio y la superior de una vivienda.

En concreto, los personajes mostrados en la cinta representan el pasado, el presente y el futuro, que se intuye, de la vida de un barrio barcelonés, el Raval. Esta película ofrece, a su vez, un compromiso del autor con la ciudad, un interés en la problemática social que conllevan algunas propuestas urbanísticas y también con los procesos de creación artística, ya sea de una película, de una obra de arte o de una edificación. Toda la zona del Raval fue campo abierto y huertas agrícolas que abastecían a la ciudad y, ya en el siglo XIX, cuando se instalaron las fábricas, fue lugar de hacinamiento de los obreros provenientes de distintos sitios de España y del mundo. La iglesia se erige aquí no sólo como elemento visible del paso del tiempo, sino como elemento reconocible de un barrio que ha remodelado algunas de sus zonas con la consiguiente disminución de su población autóctona. Esta situación ha provocado un problema ciudadano en la zona, mezcla de turismo, nueva clase, migración no reglada y los vecinos de toda la vida, tal como señala Olga Merino en el diario El Periódico, y uno de los paradigmas de lo que trata y explica Manuel Delgado en La ciudad mentirosa (2007) sobre la ciudad de Barcelona. La calle se muestra en la cinta como el espacio simbólico de quienes a lo largo de los siglos han permanecido allí; son la gente que se ha quedado extramuros en el Raval, los más desfavorecidos, los gremios, las minorías o las fábricas, como bien refleja la película. La obra se centra en espacios del barrio que reflejan la problemática social que aún se mantiene como la calle Dels Robadors con las prostitutas y las calles que han sido regeneradas produciendo el efecto de gentrificación, como es la zona de la Rambla del Raval y el Boulevar y la calle Sant Pau que lo atraviesa por uno de los extremos. La desconexión del barrio, a partir de las viviendas tal como aparece en la película es un problema habitual.

Jan Gehl, arquitecto y docente en la Universidad de Copenhagen ha estudiado los modos de proceder de la gente en los espacios públicos con la idea de mejorarlos, un interés que se centra en la forma de proyectarlos para que se puedan seguir realizando estas actividades gracias a espacios de calidad. En ese sentido el propio Guerín reconoce la influencia de cineastas que muestran lo que él mismo busca: una mirada primigenia, virginal, pura sobre la realidad; estamos lejos aquí, por tanto, de lo que el teórico del cine Burch denominó “el viaje inmóvil”, que conseguía la introducción del espectador en el espacio diegético, de la narración fílmica, de tal modo que le permitiera vivir la experiencia de ubicuidad mediante y la identificación primaria con el objetivo de la cámara, donde “la experiencia de la película clásica nos interpela únicamente en tanto que individuos incorpóreos” (Burch, 1995: 250). Funciona en este caso y por el contrario como una “caja de mezclas”, de forma que la concepción espacial que percibimos es como si fueran fogonazos, trocitos de realidad que nuestra mentese encargará de enlazar. En su concepción visual se trató entonces de un proceso de escritura fílmica complejo en el que los signos de puntuación aparecían de forma repetitiva transfigurados en determinados encuadres vacíos: planos de cielo, chimeneas, tejados, etc.

Este documental, más que un género o estilo cinematográfico condicionado por rutinas estilísticas o de producción, se revela aquí como ámbito abierto capaz de asumir tanto postulados vanguardistas como de la propia ficción clásica (Vallejo, 2007), al servicio de las explicaciones del autor sobre el mundo. Las estructuras espaciotemporales son transformadas por Guerín en discontinuidades aleatorias, como las pinturas de Pollock o la música de John Cage. Si las pinceladas son aleatorias y aparentemente azarosas, no lo es la estructura, controlada, organizada más férreamente por Guerín. Ese compromiso no se basa tanto en lo político, lo social o lo sentimental (aunque haya ejemplos de ello en En construcción) sino que está basado en la metafísica; y ello junto con una especial mezcla de elementos realistas, poéticos o incluso costumbristas. Justamente, esa metafísica con la que atrae a su público se visualiza a partir de la transformación, del cambio del entorno de los personajes. Los cambios que filma Guerín son los del tiempo, los del espacio físico en el barrio y, sobre todo, los cambios en el paisaje humano (de la Maya, Ruiz y Machuca, 2017).

Rererencias:

Burch, Noel (1995). El tragaluz del infinito. Madrid: Cátedra.

De La Maya Retamar, R., Ruiz Del Olmo, F. J., & Machuca Casares, B. (2017). The transformation of Barcelona’s cityscape as pictured in José Luis Guerín’s 2001 documentary, en Construcción: An Aesthetic of Sediment). Revista Letral, (19).

Delgado, Manuel (2007). La ciudad mentirosa. Fraude y miseria del “modelo Barcelona”. Madrid: Catarata.

Gehl, Jan (2006). La humanización del espacio urbano. Barcelona: Editorial Reverté.

Vallejo, Aida (2007). “La estética (ir)realista. Paradojas de la representación documental”, en Doc On-Line, nº 2: 82-106. Recuperado de: http://www.doc.ubi.pt/02/aida_vallejo.pdf