El objeto de estudio en el ámbito de la Comunicación y su validez analítica

Relación cualitativa entre las características del objeto de estudio y los resultados de la investigación
Relación cualitativa entre las características del objeto de estudio y los resultados de la investigación

Las definiciones tradicionales de método científico hacen referencia a un conjunto normativo y ordenado de acciones y operaciones con ciertas reglas, que tienden a la obtención de conocimiento científico. Ello incluye, para que dicho conocimiento resulte válido, premisas como la objetividad del investigador, la claridad y precisión de los conceptos aplicados y el reconocimiento de la comunidad científica de los métodos empleados, entre otras.Estas cuestiones a menudo son debatidas en el marco del proceso de la investigación cualitativa, y con mayor insistencia en disciplinas relativamente jóvenes como las circunscritas a las Ciencias de la Comunicación. Aún hoy encontramos debates metodológicos, por suerte cada día más superados, sobre si la investigación cualitativa en Comunicación posee un sistema metodológico y técnico suficientemente válido y consensuado que permita un reconocimiento inequívoco dentro de la comunidad investigadora. La dificultad para ello es consecuencia de una doble razón y “la culpa” se reparte tanto entre el objeto de estudio como se deriva de la naturaleza consustancial de la investigación cualitativa.

Por un lado, los fenómenos, procesos y contenidos comunicativos son a menudo de naturaleza polisémica, creativa e híbrida; ello es especialmente válido si hablamos de la creación audiovisual o fotográfica y de las transformaciones temáticas y formales ligadas a la creación audiovisual contemporánea (series televisivas, filmes de autor, documental contemporáneo, creación sonora…). En segundo lugar, la propia investigación cualitativa elabora marcos de investigación a menudo abiertos y flexibles, en el que el propio diseño de investigación y las categorías y patrones obtenidos son revisados de manera cíclica y a menudo alterados a medida que avanza la investigación. En ese sentido, lo contextual y lo interpretativo no siempre gozan de la comprensión y el reconocimiento por parte de investigadores que trabajan en otras metodologías.

Algunas reglas generales pueden ayudar a que los resultados de la investigación ligados a un proceso de investigación cualitativa tengan, además de las tradicionales características de estabilidad, credibilidad y aplicabilidad, entre otras, un mayor consenso y certeza de su validez por parte de la comunidad investigadora.

La relación entre unas conclusiones válidas que cumplan con estándares de rigor científico y la naturaleza del objeto de estudio se tornan así muy estrechas. Para ello, y en primer lugar, con una mayor concreción del objeto de estudio la metodología cualitativa se ofrece mayor eficacia analítica y sus resultados provocan un mayor consenso. En segundo lugar, a mayor número de elementos simbólicos y semánticos del objeto de estudio mayor potencia y coherencia analítica puede obtenerse. Y, por último, una mayor precisión en el objeto de estudio, delimitando de forma muy concreta sus perfiles y contenidos, aumentaría igualmente la validez de los resultados de la investigación. Todo ello puede representarse visualmente  en el gráfico conceptual que acompaña a este texto.