La heurística y los mapas mentales

 

Las representaciones audiovisuales contemporáneas poseen a menudo una gran complejidad, heredera de una base tecnológica avanzada, una creatividad híbrida y multimediática y, en muchos casos, unas estrategias de uso y recepción que multiplican la interpretación del espectador. Por ello, las metodologías cualitativas de investigación o los métodos heurísticos resultan convenientes y útiles. A menudo criticados por incluir en alguna medida elementos subjetivos, personales o vivenciales del investigador, se constituyen sin embargo en un conjunto de recursos de análisis, incluyendo los visuales, que permiten descubrir lo que está ya “ahí fuera” (Banks, 2008). Tanto la observación, y de forma especial la participante, como la entrevista, el análisis de contenido o el estudio de casos pueden precisar de procesos de observación previa o inicial que habitualmente llevan a anotar las impresiones y patrones de significado que son notorios (Flick, 2007).

El proceso exploratorio previo y personal también es muy relevante en el método heurístico, término derivado de la palabra griega heuriskein, esto es, descubrir o encontrar. La heurística nos permite desarrollar estrategias y métodos de descubrimiento y solución para resolver problemas complejos. Ambas metodologías, sobre todo la segunda, y la cualitativa al menos en su fase inicial de aplicación, favorecen la creatividad y el pensamiento lateral o divergente. Y en ambas la elaboración de mapas mentales o representaciones visuales son técnicas habituales y necesarias, como por otra parte observara el matemático George Pólya (1957). En una reciente investigación presentada en la Universidad de Málaga, la Dra. Blanca Machuca analiza el trasvase entre técnicas teatrales y artísticas, destacando el papel del juego y estudiando los casos de Robert Wilson y Tadeusz Kantor. Un diagrama que ayudó en el proceso de investigación, y reproduzco con el amable permiso de su autora, es éste:

Machuca2014

Referencias:

Banks, M. (2008): Using Visual Data in Qualitative Research. Sage, London.

Flick, U (2007): Introducción a la investigación cualitativa. Morata, Madrid.

G. Polya, G. (1957): How to Solve It. Princeton University Press, Princeton, New Jersey.

Sobre la modernidad: a propósito de “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, de Marshall Berman

Publicado originariamente en el año 1980, aunque gestado en la experiencia y la práctica docente durante casi veinte años antes, se trata de un texto visionario e influyente que descubrió nuevas claves en la época para explicar el advenimiento del mundo moderno. La obra de Berman es un riguroso y fulgurante análisis de la dialéctica entre modernidad y modernismo. Remontándose al siglo XVI, pasando por la ola revolucionaria francesa de finales del siglo XVIII, para describir finalmente el apogeo de la modernidad en el siglo XX, el académico norteamericano descubre, en la obra de Baudelaire, Marx, Goethe o Dostoievski, y en la evolución urbana de metrópolis como París, San Petersburgo o Nueva York, las constantes contradictorias de la modernidad.

En la edición española de 1988, publicada en Madrid por la editorial Siglo XXI, leemos que “ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos promete aventuras, poder, alegría, crecimiento, transformación de nosotros y del mundo y que, al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que sabemos, todo lo que somos”; en esas breves líneas el autor condensa las paradojas, ciertamente turbadoras, que van a formar parte de la génesis y del desarrollo de la modernidad.

Traer aquí a Berman, en una página dedicada al análisis cualitativo y heurístico de las representaciones visuales contemporáneas no resulta en modo alguno arbitrario. Junto con otros teóricos, que ocasionalmente aparecerán por estas páginas, forma parte de los autores que reflexionaron sobre el nuevo espacio público, sobre el que se alojaron las representaciones visuales de modernidad, de forma plena a partir del siglo XX.

Desde esa perspectiva y para delimitar la amplitud de la historia de la modernidad, Berman divide esa vasta temporalidad en tres fases. Identifica una primera fase entre los siglos XVI y XVIII. Se trata de un momento histórico en el que se producen los primeros indicios de modernidad pero en el que no existe una conciencia cultural sobre los valores hacia los que se desliza la sociedad. En un segundo período, que arranca con el movimiento revolucionario de 1790, los ideales de la modernidad se presentan de forma abrupta y violenta en un primer plano de la sociedad y la política, sin que a la postre se erradiquen del todo los valores tradicionales del antiguo régimen. El siglo XX traería una la tercera y última fase, en la que la cultura y la economía modernas se expanden primero a todas las esferas de la vida humana para que, finalmente, la modernidad se fragmente de tal forma que “pierde su capacidad de organizar y dar significado a la vida de las personas”. Berman, con obsesión y precisión arqueológica, desentierra cuidadosamente espíritus modernos del pasado y busca también en Marx una nueva dimensión, reivindicado como figura de la modernidad. Igualmente anticipa el movimiento posmoderno, en su desdén hacia la retórica del pasado, en la superación de las diversas sensibilidades del modernismo, en su fusión, a menudo atolondrada, de diversas disciplinas y técnicas artísticas. En definitiva para Berman ser modernos es “experimentar la vida personal y social como una vorágine, encontrarte y encontrar a tu mundo en perpetua desintegración y renovación, conflictos y angustias, ambigüedad y contradicción: formar parte de un universo en el que todo lo sólido se desvanece en el aire” (1988: 365).

Este análisis crítico puede seguirse con más detalle en

http://hdl.handle.net/10630/4970